Los perros

Por el 13/11/2015

Del 3 al 13 de Diciembre de 2015
Fundición Teatro Sevilla
Casa de la Moneda – C/Habana, 18
Teléfono: 954 22 58 44
www.fundiciondesevilla.es

Fechas:
jueves 3 diciembre 2015 21:00
viernes 4 diciembre 2015 21:00
sábado 5 diciembre 2015 21:00
domingo 6 diciembre 2015 20:00
jueves 10 diciembre 2015 21:00
viernes 11 diciembre 2015 21:00
sábado 12 diciembre 2015 21:00
domingo 13 diciembre 2015 20:00


Un espectáculo de Selu Nieto



“Esperar, desesperar. Debe haber otro camino, otra puerta de salida…”



TEATRO A LA PLANCHA (Sevilla/Madrid)
Tragicomedia
Duración 1 h 20 m



Ficha artística:

con María Díaz (La Piojosa), Manuel Ollero “Piñata” (El ciego) y Selu Nieto (Expósito)
dirección Selu Nieto
espacio escénico Margarita Ruesga & Teatro A La Plancha
vestuario: Marga Ruesga
iluminación Alberto Hernández
escenografía Carlos Villarreal



Entre 1936 y 1941, se desarrolló en Alemania el llamado Aktion T4 o “programa de eutanasia” por el cual fueron  asesinados 300.000 pacientes de sanatorios mentales. Por ser huérfanos, disminuidos psíquicos, distintos; sus vidas se consideraron indignas de ser vividas. Eran los que sobraban.


El Hospicio que hasta hoy nos cobijaba se viene abajo. Se consume en la fría oscuridad y pudre consigo a sus internos, pacientes que impacientes sueñan con el traslado a un sitio mejor.

Mientras los elegidos son llamados a traspasar  la puerta que los libera de su encierro, los más atormentados aguardan la llegada del Director del Centro para ser salvados.

Pero los días pasan, no viene nadie y ninguno sabe cómo recorrer los largos y estrechos pasillos que conducen al exterior. Esperar, desesperar.

Debe haber otro camino, otra puerta de salida….


En pleno siglo XXI, el hombre aún se encuentra encerrado en una prisión de la que no sabe salir: el temor a la muerte. Se siente sólo, abandonado, excluido e incluso ha perdido la fe en su salvación.

Pero necesita responder a las preguntas que aparecen hay tras el umbral del Hoy terreno: Es cuando abre los ojos y es capaz de ver su fragilidad, cuando entiende que el preso es a su vez guardián. Él es su único salvador.

La llave de la esperanza y los sueños abrirán la jaula que lo mantenían cautivo.

¡El hombre está salvado!

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos + 5 =