La cabeza del Rey Don Pedro

¿TE HA PARECIDO INTERESANTE?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Por el 13/03/2018
Estatua Rey don Pedro.

El rey Don Pedro, I de Castilla, es un ejemplo curioso y ambiguo de justicia. Era conocido como Pedro El Justiciero, aunque por otros era conocido como Pedro El Cruel. Tras la lectura de este texto podréis sacar vuestras propias conclusiones.

Cuenta la leyenda que una noche Don Pedro salió a pasear por las calles de Sevilla, sin escolta y guardando su rostro con su capa. Consecuencia dicen algunos, de una discusión acometida con el alcalde de Sevilla Domingo Cerón. Quien presumía de que ningún delito era cometido en Sevilla sin recibir castigo. Y el rey Don Pedro quiso comprobarlo.

Iba paseando Don Pedro cuando de repente se topó con Don Luis de Guzmán. Un noble hijo del conde de Niebla, familiar de los Guzmanes. Que apoyaba las aspiraciones al trono del hermano bastardo del rey. Tal fue el encontronazo y las palabras intercambiadas entre ellos que desencadenó una lucha de espadas. Saliendo el Rey Don Pedro victorioso.

En el silencio de la noche, parecía que tal altercado había quedado oculto. Salvo por una vecina que desde su ventana fue espectadora de todos los hechos. La vecina temerosa de ser descubierta por los caballeros, se introdujo en la casa con el infortunio de dejar caer su candil a la calle cerca del cadáver que había dejado el duelo. La anciana preocupada volvió a asomarse por la ventana. Pudiendo oír un extraño ruido que parecían dos nueces chocando.

El Rey Don Pedro asustado salio a prisa, sin percatarse de que la anciana había oído el ruido tan característico que hacían sus piernas cuando andaba.

Al día siguiente, se exigió el culpable de tal delito y de la boca del rey Don Pedro salió estas palabras: -Cuando se halle al culpable, haré poner su cabeza en el lugar de la muerte”. A los días se corrió la voz de que una anciana había sido testigo de tal muerte y fue llevada en presencia del alcalde de Sevilla y del rey. La anciana, que había identificando al culpable cuando oyó el ruido que hacían las piernas del rey al caminar, se negó a hablar. Hasta que el rey Don Pedro se dirigió a ella y le dijo: -Dinos a quien viste en el duelo y no te ocurrirá nada. La anciana decidida a confesar después de escuchar aquellas palabras, miro un espejo que había dentro de la sala y dijo: – Señor, por aquella ventana, si os asomáis a ella, veréis a la persona que dio muerte a Don Luis de Guzman.

A los pocos días, un carro trasportaba por Sevilla una caja de madera cuya tapa estaba cerrada con clavos, acompañado de un pregonero que manifestaba que dentro de la caja se encontraba la cabeza del hombre que mató a Don Luis por mandato del Rey. Y que nadie osara abrirla o acabaría con su vida con pena de muerte. Dicha caja fue colocada dentro de la fachada de la casa en un agujero que se había realizado en uno de los muros y que fue protegido por una reja.

Pasaron los años y el Rey Don Pedro fue asesinado. Las noticias llegaron a odio de la familia de los Guzmanes, que corrieron a Sevilla para tomar el poder. Uno de los primeros mandatos de los Guzmanes fue abrir la caja de madera donde se encontraba la cabeza del asesino de Don Luis, con la esperanza de conocer su identidad. La sorpresa fue encontrar dentro de la caja una estatua de mármol de la cabeza del Rey Don Pedro. Todos quedaron sorprendidos y furiosos.

El Rey Don Pedro cumplió su promesa de colocar la cabeza del asesino, pero a medias. Actualmente en la misma casa donde se encontraba la caja de madera, en la antigua calle Candilejo, se encuentra un busto del rey Don Pedro dando nombre a la calle “Cabeza del Rey Don Pedro”.

 

Conoce el curioso caso del Santo con tres manos de la Catedral de Sevilla.

Share Button

¿TE HA PARECIDO INTERESANTE?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.