Augusto: fortuna pública, dolor privado

Por el 10/07/2014

16, 17, 18 y 19 de julio de 2014

Teatro Romano de Itálica

22:30 h.

Precio de la entrada: 15€. Descuentos: 12€

La trascendencia era para los antiguos griegos y romanos uno de los principios esenciales de la inmortalidad.

Trascender de la simple y gris vida mortal era el ideal para quienes querían alcanzar la fama (verdadera forma de inmortalidad para la cultura clásica), aunque para ello fuera necesario bordear los límites de la impiedad y la soberbia que representaban pecados imperdonables para los hombres, y que llevaban aparejado el castigo de los dioses.

Hablar de Roma es hablar de nuestro pasado, de nuestro presente, de cómo fuimos y de por qué somos como somos…, con nuestras luces y nuestras sombras.

Y si hubiéramos de encontrar un solo nombre tras dicha historia, sería el de Augusto, el héroe clásico impregnado de tragedia cuya vida política estuvo llena de matices, incluso de contradicciones, pero se vio coronada por un éxito sin paliativos, mientras en su vida privada el dolor habría de contar con un papel protagonista, acentuado con el paso de los años.

Emperator, Princeps Senatus, Pontifex Maximus… Emperador en nuestro vocabulario y nuestro imaginario colectivo, primer emperador de Roma (con permiso del divino Julio César). Augusto, Padre de la Patria, creador del Imperio Romano como maquinaria administrativa, política y militar.

Augusto consigue su trascendencia, su inmortalidad, no gracias a una muerte brillante o heroica, sino a su labor como hombre de estado, a su trabajo como creador de un “estado nuevo”, a su desempeño como “pacificador” de una Roma azotada y agotada por siglos de luchas externas e internas… el hombre de estado, el emperador, triunfador en la esfera pública, pero que en su vida privada asiste a la sucesión de desgracias que asolaron a su familia y que le sumirían en la soledad del poder, único manto en el que arropar su soledad privada.

El escenario nos permite recrear una reunión póstuma con sus antiguos camaradas, vástagos y enemigos, realidades y quimeras, paisajes de su fulgurante ascensión; sombras errantes de su pasado a las que rendir cuentas antes de que el barquero le guíe en su último y definitivo viaje…

Cayo Octavio, Cayo Julio César Octaviano, Octavio Augusto, Augusto.

En 2014 se cumplen dos mil años de su muerte, de su apoteosis, de su ascenso a las filas de los olímpicos. Y esa tragedia merece ser cantada.

INTÉRPRETES:

Pedro Almagro, Pablo Gasán, Óscar Lara, Juanjo Macías, Ana Malaver, Miguel A. Martínez, Miguel Molina, David Pavón, J. Ignacio Pérez, María Varod, Celia Vioque

TEXTO:  Ramón Bocanegra / Manuel J. Parodi

MÚSICA y ESPACIO SONORO:  Emilio Villalba/ aLTeReGo

DISEÑO VESTUARIO:  Andrés González/ PCM atelier

DISEÑO ESCENOGRAFÍA: César Pablo G. Boja/ aLTeReGo

TÉCNICO DE ILUMINACIÓN: Pablo Gozalbes

TÉCNICO DE SONIDO: Fernando Reyes

AYUDANTE DE PRODUCCIÓN: Claudia García

AYUDANTE DE DIRECCIÓN: Cristina Almazán

PRODUCCIÓN EJECUTIVA: Carmen Montes

DIRECCIÓN Y PUESTA EN ESCENA: Ramón Bocanegra

augusto-la-tarasca-cartel

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 + 10 =