Basílica de la Macarena

Dirección: Calle Bécquer, 1
Tlfno:954 370 195
Horario de Visitas:
Todos los días de 9 a 14 h. y de 17 a 21 h.
Tesoro (museo): Entrada: 3 €

Niños (hasta 11 años) y Mayores de 65 años: 1’5 €

 

La cofradía de Nuestra Señora de la Esperanza y Hermandad de Penitencia se fundó en 1.595, realizando su primera estación de penitencia en 1.624.

Años después se modificó la denominación de la cofradía que pasa a llamarse de la Sentencia de muerte que dieron a Cristo nuestro Redentor y Ntra. Sra. De la Esperanza y se encarga al escultor Felipe Morales Nieto el Cristo representando en el momento de recibir de Poncio Pilatos la sentencia de muerte y que en la actualidad forma parte del primer paso siendo el resto de las figuras: Pilatos sentado en ademán de lavarse las manos en una palangana que sostiene un sirviente negro; Claudia Prócula implorando clemencia, un judío leyendo la sentencia del procurador, dos soldados romanos y dos sanedritas obras de Castillo Lastrucci de 1.929; un tercer soldado romano es obra de Álvarez Duarte de 1.978.

Es desde luego la Virgen de la Esperanza, conocida popularmente como Macarena, la que da fama a la cofradía.

Es una obra anónima datada a finales del XVII o principios del XVIII que se ha atribuido a Pedro Roldán, a su hija la Roladana y a Hita del Castillo. La imagen no tiene expresión dramática ni dolorosa a pesar de las cinco lágrimas dispuestas en las mejillas.

Hasta la construcción del templo actual la cofradía tuvo su sede en la parroquia de San Gil, salvándose la imagen de la Virgen del incendio provocado en 1.936 gracias a que ésta había sido llevada a casa de un hermano, donde permaneció durante la Guerra Civil. El 32 de mayo de 1.964, la Macarena fue coronada canónicamente por el Cardenal Bueno Monreal en la Catedral de Sevilla. En 1.966 fue concedido al templo de la Macarena el privilegio de ser declarado basílica.

La Hermandad de la Macarena sale en procesión en la madrugada del Viernes Santo, siendo escoltado el paso de Cristo por una centuria de soldados romanos con traje de terciopelo rojo, carcaza y yelmo conocido popularmente como los "armaos".

Share Button